¿Aun existe el bien y el mal?

Antes de empezar a hablar sobre este tema, que se ha vuelto una pregunta retorica (creo), y sin tocar el lado religioso ni espiritual y que lo siguiente es solo mi punto de vista; cualquier otro comentario se dejara a discusión entre el redactor y/o los lectores.

Desde el principio se nos instruyo en que había ciertas cosas que estaban ‘bien’ o eran correctas y otras que no; en la mayoría de los casos por medio de premios, recompensas o reconocimientos y lo otro, con castigos o regaños. Al momento de nacer y durante una parte de  nuestra infancia, las personas mas influyentes en nuestro pensamiento seria nuestra familia (principalmente los padres). A medida que crecemos y conocemos mas cosas, nuestro criterio se ve afectado por dos cosas:

  1. Empirismo, las experiencias que vivimos basan nuestro conocimiento y con ello nosotros asignamos algunas acciones a lo que esta bien o mal
  2. La compañía, independientemente de la formación moral y/o ética que cada quien haya tenido, algunas personas ajenas a nuestra familia pueden influir en la manera en que vemos las cosas

Ahora, por un lado podemos creer que estos conceptos fueron creado a fin de llevar un ‘control’ sobre la gente a fin de evitar que la gente actué por libertinaje. Por otro lado, toda la gente es tolerable y razonable, así que sus acciones se basaran en la lógica y sentido común y no tanto en sus emociones (estas últimos son mas impredecibles). Pero al final estos son conceptos ya vagos, ya que cada quien le da el significado que desea y/o las distorsiona según las costumbres o conveniencia.

Tal vez algunos piensen que es mejor alejarse de otros para evitar que las influencias ‘corrompan’ nuestro propio juicio, pero las personas debemos relacionarnos y conocernos con el simple propósito de sobrevivir (y no solo psicológicamente), así que al final la decisión queda dentro de cada uno y la forma de ejecutar las acciones igualmente. Podemos pedir consejo de otros, pero depende de nuestra moral (y nuestra autoestima) que tanto caso haremos a esas opiniones y no culpar a otros de las consecuencias de nuestros actos.

“Esperar que la vida te trate bien por ser bueno es como esperar que el toro no te ataque por ser vegetariano”

Anuncios